• No somos nadie

8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer¿Qué hiciste por la igualdad?

Actualizado: mar 12

Desde hace ya 6 años, el pregón sobre las Mujeres Invisibles de la guerra, a partir de un libro sencillo que lleva ese nombre, me da la posibilidad de hacer por la igualdad de hombres y mujeres en un determinado ámbito. Sin dejar de lado el objetivo de que se extienda a otros, donde otras mujeres invisibilizadas, luchan por su igualdad.


Entiendo el derecho de la mujer como en paridad con los del hombre. Descubrí como, dentro del mundo de las Fuerzas Armadas, cuyo sustento histórico muchas veces solo parece ser la Guerra de Malvinas, se había omitido de la historia y de ese sustento, no solo a sus veteranas, sino a todas aquellas que vivieron de cerca con marcadas heridas y perdidas, esa guerra lamentable.

El camino desde la publicación del libro ha estado lleno de gratitudes, no solo recorrió el país, sino parte de América y España. Genero una gran repercusión social a partir de una nota de Juan Pablo Parrilla en Infobae, a quien le debo toda la difusión de este trabajo. Las recorridas por todas las radios y canales, y la luz que se posó sobre estas mujeres. Hubo dos proyectos de declaración de Interés Nacional, tanto en diputados como en el Senado y un fallo judicial que se basó en sus argumentaciones en Mujeres Invisibles. Y fueron dos hombres, el Doctor Eduardo Erding, con su completa base de datos sobre las mujeres de la guerra, y Alejandro Amendolara con su trabajo sobre los buques hospitales, quienes más aportaron a mi trabajo, y lo quiero destacar, porque me trataron como par. Y sostengo que de eso se tratan la igualdad, y la paridad.


Pero, no todo ha sido color de rosa. La igualdad en el trato, la equidad en el reconocimiento, la paridad en el homenaje, aun no llegan. Y no llegan porque para las fuerzas armadas que mandaron a estas mujeres a la guerra, o las pusieron en contacto con su peor producto vivo, el herido de guerra, prima la hipocresía y las banderas de la igualdad son solo una impostura. Algo con lo que hay que cumplir, por ley, por orden, no genuinamente incorporado.


Es comprensible en instituciones verticalistas y machistas por su historia, la falta de creencia en la igualdad de condiciones. No es algo que ocurra solo en la Argentina, sino en el mundo. Las mujeres son invisibilizadas en las guerras.


En particular en nuestro país, la Ley 25.370 que declara el 2 de abril como día del Veterano y el caído en Malvinas, las omite de su enunciado, las elimina de la historia y del homenaje. Pedí a varios legisladores traten la modificación sin recibir respuesta.


La resolución ministerial de Defensa número 993-12, declara veteranas de guerra a las siguientes mujeres: Maureen Dolan, Silvia Storey, Cristina María Cormak, que cumplieron las mismas funciones operativas militares que sus compañeros masculinos, Doris West, en el Elma Formosa, buque de la Marina Mercante, requisado para la guerra por la Armada Argentina. Marcia Noemí Marchesotti y Olga Graciela Cáceres, del ARA Bahía Cincel. Liliana Colino, de la Fuerza Aérea, que realizó aeroevacuaciones, en el teatro de Operación Malvinas y en el teatro de Operaciones del Atlántico Sur. En el buque Hospital ARA Almirante Irizar, Susana Mazza ( fallecida), Silvia Barrera, Maria Marta Lemme, Norma Navarro, Maria Cecilia Ricchieri, Maria Angélica Sendes.En el ARA Bahía San Blas, Marta Beatriz Giménez, Mariana Soneira y Graciela Gerónimo (fallecida) La fundamentación de esta resolución es la necesidad de incorporar estas mujeres a la historia.


Doris West. Enfermera del Buque Elma Formosa.


La Fuerza Aérea Argentina, tiene a la única mujer que piso territorio insular durante la guerra, Liliana Colino, y jamás es mencionada, muchos miembros de la fuerza ni siquiera saben de ella aun hoy. La tarea de esta mujer fue de las más arriesgadas en los operativos de rescate de heridos en medio de los bombardeos.


Liliana Colino, única mujer de la Fuerza Aérea en pisar territorio de Malvinas durante la guerra.


Muy pocos de los que lean esta nota conocerán los nombres de estas mujeres, a quienes ningún colectivo rescata ni recuerda. En soledad, he divulgado sus historias, recibiendo a cambio el silencio de los militares. El libro Mujeres Invisibles, aun hoy no ha sido presentado en ningún ámbito militar y como mayor halago he recibido la frase “sos una mujer cuestionada en las Fuerzas Armadas” y esto me enorgullece, porque lo han dicho por mi trabajo sobre las mujeres y sobre las tumbas apócrifas de Darwin. Dos verdades, que ellos decidieron ocultar.


En la sentencia definitiva del juzgado federal de la seguridad social 6, número 87588/2011, respecto de la tarea de las enfermeras del hospital Regional de Comodoro Rivadavia y las Aspirantes Navales de Puerto Belgrano, señala:


“Asimismo, no se puede soslayar la historia narrada en el libro “Mujeres Invisibles”, escrito por Alicia Panero y editado en septiembre de 2014 y que constituye uno de los fundamentos del Proyecto de Ley antes mencionado. La autora resalta las funciones de las “mujeres enfermeras” que participaron en el conflicto bélico del Atlántico Sur. Destaca la actividad de las mismas en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, entre otros, que se convirtió en militar”


Algo hemos aportado a la igualdad, aunque parte del aporte se diluya en peleas intestinas entre mujeres machistas que solo persiguen el dinero de una pensión, aunque la ley y los fallos no las abarque ni tampoco aun un fallo judicial. Y esto no tiene que ver con secuelas de la guerra, sino con egos más grandes que la dimensión de las islas. Las mujeres somos a veces las que más nos boicoteamos, des construyendo la visibilidad lograda por un sencillo libro, que abrió muchas puertas, por peleas soberbias. No es por allí que se avanza. No es subestimando a la otra que se logra la igualdad. Todas han cumplido una tarea invaluable y han construido una experiencia enriquecedora para ellas y para la sociedad. Valorarlas a todas es igualdad.


Instrumentadoras Quirúrgicas del Buque Hospital Ara Almirante Irizar.


Mujeres Invisibles es de bajada gratuita en la página Bubok.com.ar, ha sido por años el más bajado, nadie quiso darle una edición tradicional porque no consideraron las editoriales, que fuese un tema importante.

Hoy Helen Otero, realiza una gran tarea siguiendo la lucha por la visibilización de las aspirantes navales de Puerto Belgrano, un grupo particularisimo que se debe recordar y reparar, estudiantes a las que el estado de la dictadura debió preservar del contacto con los heridos de guerra, muchas de ellas menores de edad en ese momento.


Aspirantes Navales de Puerto Belgrano durante la guerra.


Estoy segura que si un hombre hubiese escrito Mujeres Invisibles en el ámbito de una fuerza armada, hoy seria condecorado. La condición de mujer es una barrera aun en la historiografía, y sobre todo en la guerra, que es cosa de hombres.


Alicia Panero

516 vistas