• No somos nadie

Alguien dijo alguna vez “pensar contra la corriente es heroico; pero decirlo, una locura”

Diego Armando Maradona no sólo pensó contra la corriente y lo dijo, sino que también hizo camino contra la corriente, en todas sus etapas, y por naturaleza propia.


Una persona pasional, prefiere equivocarse mil veces siguiendo a su corazón más que a su cabeza, aunque claro está, que ello no siempre ocurre. En mi caso, a veces me detengo a pensar, tratando de que lo que concluya entre mi corazón y mi pensamiento, este repleto -sobre todo- de objetividad. En muchas oportunidades lo logro, y en otras quizás no; pero puedo deducir que la verdad es bastante subjetiva en ciertas situaciones, sobre todo en una sociedad en las que las diferencias abundan.


En base a esto -y si me permiten compartir una breve introducción- si tuviese que elegir cuales son las principales diferencias que encuentro, diría que desde mi experiencia existen principalmente tres que se encadenan y triangulan entre unas y otras. Las diferencias económicas, que nos proporcionarán, o no, oportunidades de calidad de vida; y que tiene relación directa también con la última de las diferencias que nombraré. De ella, se desprendiera la de las diferencias de ideologías individuales o grupales -¿imaginan realmente que alguien que no tuvo una pequeña formación, pueda tener una ideología definida?


No imposible, pero si es difícil en este país, en el que por lo general la ideología se terminan formando en base al Noticiero que consumis. Esas diferencias ideológicas nacen, lisa y llanamente de la última diferencia, que se da por la educación en la gran mayoría de los casos, si no es en todos -y que depende pura y exclusivamente del nivel económico que tenga la familia para bancar una formación o no. Y aquí, me voy a detener. Porque muchas oportunidades, están exageradamente influenciadas por la educación que tuvimos. La educación del hogar, la educación de la familia, la educación escolar, terciaria, universitaria, y hasta de las relaciones de vida, o de los medios de comunicación.


Escribiendo con el diario del lunes, y ya sabiendo que no lo necesitó, quizás tuvo solo esa ventaja frente a casi todos, la de no ser influenciado por nadie, nunca, a excepción de la educación de hogar que le dieron Doña Tota y Don Diego. No porque lo haya elegido, sino porque su vida se dio así y persiguió un sueño que dijo que cumpliría. Lo demás es historia conocida, se llevó el mundo por delante, no porque haya querido -porque estoy seguro que él quería jugar al fútbol-; sino porque la fama y el poder lo pusieron allí. Sin tener una formación, y sin siquiera un bosquejo de cómo hacerlo. No se me cae nada al decir que me llego a caer pésimo "personalmente hablando", hasta entender realmente que fue el símbolo y ejemplo de lucha y rebeldía ante sistemas de todo tipo; educativos, políticos, judiciales, futbolísticos, y comunicacionales, corruptos y manipuladores en este país como en muchos otros lugares del mundo.



Quienes tuvieron la oportunidad de la educación, quizás se quedaron a medio camino, o quizás llegaron a ese tan ansiado objetivo de recibirse. Sin embargo, los que pudieron elegir qué hacer con su vida; -podrían haber elegido ser Futbolistas, estar en la cima del mundo, y contarnos a todos cómo hacerlo luego. Maradona no tuvo esa oportunidad, sólo tuvo la de ser un jugador de Fútbol, y no por casualidad, el mejor de toda la historia. Eligió ser futbolista, anticipando que sería el mejor del mundo, lográndolo luego en el deporte más popular de todos, haciendo felices a miles de argentinos y fanáticos del mundo que hace días le rinden homenajes. Y discúlpenme si dejo de ser objetivo en este momento para algunos, pero es que acá el corazón es cuando traiciona, porque jamás había visto tantas estrellas de tantas disciplinas, profesiones, ciudades y deportes, rendirle homenaje a una sola persona sin importar el país, la ciudad o el estado de paz o guerra que exista en el lugar. Comencé diciendo que, no sólo pensaba contra la corriente, sino que además de decirlo públicamente, hizo contra la corriente de los 38 millones de opinólogos, del total de 45 millones de habitantes que existen en argentina. El argentino no concibe, no puede entender como el mejor jugador de la historia del fútbol, que no termino ni primer año de la secundaria (13 años, si, leíste bien; a los 13 años ya había abandonado la escuela) pudo haberse dejado seducir por la droga y demás mierdas, cuando a los 22 años ya tenía el mundo a sus pies.


Imposible!! Es inaudito!! Si todos somos ejemplos de ser humano en este país!! Si ninguno cometió ningún error en su vida!! Si seguro no existe ningún argentino normal con la mejor educación que se haya drogado o embriagado y matado a alguien conduciendo, o que se haya fumado solo un porro con amigos, solo uno por que no le alcanzaba para otro. O que se emborrache por una pelea de pareja, y salga a quererse pelear en el boliche, o que por no poder asumir cualquier tipo de problema, se meta en el cuerpo lo que se le da la gana. Si no existen empleados con formación académica, que hagan caso omiso a algo que sabe que está mal dentro de una empresa, y que lo dejan pasar por que es el lineamiento direccional que se baja en la institución o el sistema. Tampoco existen periodistas que dicen tener libertad de expresión, pero que si los invitas a declarar en contra de tal organización con pruebas dan vuelta la cara. Pero que fea y cruel es la verdad cuando pega de frente.




Dijo; "yo nunca quise ser ejemplo de nada" y obviamente lo fue en algunos casos y épocas, y no lo fue en muchos otros.


Depende de cada quien, con que se queden de esa persona. Él se encontró con la cima del mundo, a la que llegó, además por ser el mejor, porque la corrupta y millonaria industria del fútbol vio su potencial y lo puso allí. La misma que luego lo sacó del deporte porque había sufrido críticas constantes del mismo tipo que jamás se calló nada ante injusticias, y defendiendo al que menos posibilidades tenía o al que menos se le daba importancia.


Nació en la pobreza, con todo lo que ello implica en argentina, aclarando que eso no convierte a quien nace en una villa en un potencial drogadicto, borracho o abusador según dicen. Sin ir más lejos, he tenido la oportunidad de conocer gente que nació en lugares humildes y que se auto superan todos los días, pero que no llegaron a estar en la cima del mundo. Todo lo que a él se le presentó después de que lo pusieran allí arriba, en ese lugar que ni debemos imaginar cómo es, ese mismo en el que hoy ponen a Messi y también lo critican por X o por Y.


Estoy seguro que nadie puede enseñar como estar en ese lugar, porque sólo pocos lo deben conocer; pero criticar es fácil mientras muchos no pueden ni con sus propios problemas, y siendo un Don Nadie, Lo que sí está demostrado, es que -en muchas situaciones- el poder, el dinero, las drogas y la fama, son las que arruinan y siguen arruinando a muchos que ni siquiera se acercan a lugares como el que estuvo esta bestia del fútbol; y si no vean los finales de muchos artistas exitosos, de las disciplinas o actividades que se les ocurra. Imaginar ello a nivel Maradona, creo que puede tornarse bastante imposible. Hizo lo contrario, y en contra de la corriente, a lo que por lo general nos toca hacer a muchos. Somos educados, formados y sostenidos por nuestros padres hasta poder dar "el paso". Hizo con sus padres y familia, lo que nuestras familias y padres, la gran mayoría de las veces, hacen por nosotros. Cuando logro hacerlo, quizás tomo decisiones desacertadas o caminos equivocados, para alguien que, ya era el rey del mundo, a 12.000 km de distancia de lo que más amaba y dijo siempre, “su familia”.


Ser rey del mundo lo obligaba a ser un modelo ejemplar para los mediocres que se veían reflejados en él, sin saber cómo se comportaría ellos mismos en su misma situación. Debía ser para la sociedad ejemplo de algo que no tenía ni borrador, ni plano, ni libreto, ni machete. Vendieron filmando sobre él, escribiendo sobre él, escuchándolo a él. Maradona Vende, y sigue vendiendo despues de muerto. Hipocresía absoluta, de todas las clases, porque, si, en todas las clases se ha hablado bien y mal de este crack que el mundo reconoce y que habló siempre con la misma transparencia y humildad que lo caracterizó hasta sus últimos días.


Estando allí arriba, y ya con los medios informando sobre un tipo que vendía bien, mal, de mañana, tarde y noche, se comenzó a dudar de él. Básicamente porque así como lo escracharon y atacaban por su vida personal, empezó a atacar y desenmascarar a muchos, PERO MUCHOS, que ya es sabido, no tenían ni tienen las manos limpias. Insultó a los Italianos en pleno mundial, viviendo hacía 8 o 10 años en Italia, porque silbaban el Himno Nacional Argentino, mira si le iba a tener miedo a cualquier persona, tuviera el puesto que tuviera!! Desenmascaró contra la corriente a personas y organizaciones de las que nadie nunca, jamás, se habían atrevido ni siquiera a opinar hasta el día de hoy.


Lo hacía un tipo al que escuchaba el mundo entero. Sin lugar a dudas, allí comienza su caída, desde esa cima del mundo que sólo él sabe cuán alta es. Se lo comenzó a ¿formar o tildar? como ese Maradona que hoy muchos llaman pecador, drogadicto, mala persona, abusador y demás. Y bajo esos efectos de omnipotencia, quería seguir siendo el justiciero por naturaleza que fue siempre. Amistades de conocidos renombres fueron elegidas por él, por sí sólo y no porque alguien se lo diga.


En contra de lo que “recomendaban” los medios de comunicación de turno. Objetivos, motivos económicos o mediáticos no ha necesitado nunca después de su debut, y así y todo fue a contracorriente de la FIFA, de la AFA, de gobiernos, de Medios de Comunicación, de Empresarios, de Presidentes, de Sindicatos, pero nunca, a contracorriente de lo que el creyó que estaba bien Algunos no pueden tomar solos una decisión respecto a que cenar sin consultar, pero critican a Diego Armando Maradona; más y más hipocresía Argentina.



Como dato de color, más allá de que haya cometido o no, errores o actos -de los que realmente desconozco la veracidad- nunca escuché o leí de alguien que lo haya conocido personalmente, que no esté agradecido con él, famoso, o no-


La verdad es casi siempre subjetiva, y cada uno elegirá con qué quedarse. Yo, sin lugar a dudas, elijo quedarme con el Maradona, indomable, rebelde y justiciero, tanto fuera de la cancha como dentro de ella, que jamás ninguna organización medio de comunicación, periodista, político, o equipo de fútbol, pudo domar. Rebeldía en su máxima expresión


Gracias por Siempre Diego Armando


Agustín Supicciatti

185 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo