• No somos nadie

Argentina bajo fuego: La Necesidad de una Seguridad Sostenible para los incendios forestales

En Argentina desde principios del 2020, hasta la actualidad, se observa un incremento significativo en los incendios forestales de distintas zonas del país junto con un mayor alcance destructivo de los mismos.

Desde los Incendios en los pastizales del litoral argentino, a los de las sierras cordobesas y actualmente, los incendios en la patagonia argentina. Esta situación pone en evidencia que las políticas y medios disponibles para su control resultan ineficientes. Surge la necesidad de políticas de Seguridad Sostenible para garantizar el bienestar de la sociedad y el medio ambiente en su conjunto.




Tierra Quemada


Según la Fundación de Medio Ambiente y Recursos Naturales (FARN) en el año 2020 se incendiaron más de 1.106.621 hectáreas en Argentina, lo que “ equivale a 55 veces la superficie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a 16 veces el Parque Nacional Iguazú y a la superficie total de Qatar.


Esta superficie representa, a su vez, el 6,5% de la sembrada con soja y el 16% de la de maíz en la campaña 20/21.” (FARN, 2020). Siguiendo con los datos extraídos de FARN en términos económicos los incendios provocaron pérdidas a las zonas más afectadas por 600.000 millones de pesos y los montos para poder recuperarse de los incendios ascenderían a más de USD 1.100 millones. Debemos también sumar los perjuicios que generan los incendios y la pérdida de biodiversidad a la salud y bienestar a la sociedad,


Además esta situación ha de sumarse que el presupuesto para el Plan Nacional de Manejo del Fuego viene decreciendo interanualmente desde 2017 y sub ejecutandose anualmente (1). Desde finales del año pasado distintos referentes de partidos opositores al gobierno nacional de Alberto Fernández denunciaron que los fondos presupuestarios para la lucha contra el fuego fueron reducidos en más de un 40% para el 2021 en comparación al 2020.



El Camino a la Seguridad Sostenible


Desde la década de los 90 con el final de la guerra fría, se comienzan a revisar los conceptos sobre seguridad y defensa nacional, donde se empiezan a hacer énfasis en la seguridad de las personas pensando en su libertad y bienestar por sobre las visiones realistas de defensa militar.


Estos nuevos enfoques entendidos como “Seguridad Humana”(2) pueden verse plasmados en el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) de 1990 y sus conceptos desarrollados por expertos académicos como Karlos Pérez de Armiño (2006) y los conceptos de “Seguridad Sostenible” de Chris Abbott (2006).


Según Chris Abbott (2006) la degradación medioambiental, producto de la contaminación y desastres naturales, como es en este caso los incendios forestales, producirán un mayor sufrimiento humano y malestar social a los habitantes de un territorio determinado modificando sus condiciones de vida. Aumentando la pobreza extrema y las desigualdades sociales.


Esto puede llevar a la generación de conflictos y violencia social que alimentara nichos para las amenazas contemporáneas a la seguridad del siglo XXI (3).


A modo de ejemplificar cómo estos acontecimientos pueden desencadenar actos de violencia que atentan contra la seguridad de una nación, en la reciente visita del Presidente Argentino a las zonas afectadas por los incendios forestales en Chubut, su comitiva fue atacada violentamente por los habitantes de dichas localidades.


Se revela la necesidad de pensar el manejo del fuego y los desastres naturales en Argentina bajo la Seguridad Sostenible. Para iniciar este camino es necesario detener las consecutivas reducciones presupuestarias al Plan Nacional de Manejo del Fuego e iniciar un plan de inversiones para la adquisición de los medios materiales necesarios para lograr sus objetivos. Como son el uso de aviones de gran capacidad de transporte, que pueden ser adaptados con kits contra incendios, helicópteros pesados con capacidad de utilizar helibaldes, “Bambi Bucket”, de gran tonelaje o la adquisición de aviones hidrantes con capacidad anfibia especializados en la lucha contra incendios. como son los Bombardier 415.




Estas iniciativas pueden converger utilizando la experiencia y capacidad logística de las Fuerzas Armadas Argentinas que utilizan medios con estos fines como los aviones de transporte C-130 Hércules y los ya dados de baja Vertol 308C Chinook.


En el caso de los C-130 Hércules debido a su escaso número operativo y sumado a las necesidades de transporte por la pandemia de COVID-19, no utilizados para el manejo de los incendios.


Si se plantea la iniciativa política y presupuestaria Argentina podría aprovechar mecanismos de cooperación internacional para las adquisiciones de dicho material como es el sistema Foreign Military Sales (FMS) (4) el cual ha utilizado para la adquisición de material en numerosas ocasiones.


El momento para tomar acciones políticas para corregir y solucionar estos problemas, debe darse ahora, en el corto plazo si no quiere llegarse a una situación de emergencia ambiental peor de la que nos encontramos ahora,


Abrir la discusión, para pensar en un enfoque de Seguridad Sostenible, amplio para Argentina. No solo pensando en desastres naturales sino también, con emergencias sanitarias como la pandemia del COVID-19 y las lecciones, aprendiendo de la necesidad de contar con infraestructura y medios para hacer frente a los desafíos contemporáneos de la seguridad nacional.


Licenciado Ignacio Panero.

Relaciones Internacionales.



Referencias:


(1) “ Los fondos para la lucha contra los incendios cayeron del 0,01% del presupuesto nacional en 2017 al 0,003% para el año 2021. Con respecto a los montos presupuestados, tuvieron una caída interanual constante entre 2017 y 2021. Entre 2017 y 2019 el 20% de los fondos quedó sin ejecutar; y a tan solo 2 meses de finalizar el 2020, se registra como pendiente de ejecución nada menos que el 46% del presupuesto anual.” (FARN, 2020)


(2) “la aparición del concepto de seguridad humana responde sobre todo a dos nuevas ideas formuladas en la década o década y media anterior: a) la seguridad debe centrarse en las personas; y b) la seguridad de las personas se ve amenazada no sólo por la violencia física, sino también por otras amenazas a su subsistencia en condiciones de dignidad. Como veremos más adelante, este segundo elemento ha sido en parte abandonado por el enfoque restringido de la seguridad humana. la seguridad no puede alcanzarse mediante la confrontación y las armas, sino mediante la cooperación y la política.” (Pérez de Armiño, 2006:63)


(3) Según Chris Abbott (2006) los desafíos contemporáneos a la seguridad son el cambio climático, la competencia por los recursos, la marginación de grandes mayorías de la población, la militarización global, el terrorismo internacional y el crimen transnacional.

(4) FOREIGN MILITARY SALES (FMS): The Foreign Military Sales (FMS) program is a form of security assistance authorized by the Arms Export Control Act (AECA), as amended [22 U.S.C. 2751, et. seq.] and a fundamental tool of U.S. foreign policy. Under Section 3, of the AECA, the U.S. may sell defense articles and services to foreign countries and international organizations when the President formally finds that to do so will strengthen the security of the U.S. and promote world peace.




Bibliografía:


Chris Abbott. (2006). Respuestas globales a amenazas globales Seguridad sostenible para el siglo XXI. 27 Working Paper.


Pérez de Armiño, Karlos. «El concepto y el uso de la seguridad humana: análisis crítico de sus potencialidades y riesgos». Revista CIDOB d’ Afers Internacionals, [en línea], 2006, n.º 76, pp. 59-77.


Fundación Ambiente y Recursos Naturales. (2020). Argentina Incendiada. Lo que el fuego nos dejó.


150 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo