Córdoba, San Martin, un nogal y su sueño de libertad.
  • No somos nadie

Córdoba, San Martin, un nogal y su sueño de libertad.

Córdoba, la Docta, la de las campanas, la del patrimonio histórico de la humanidad, y la de la organización del cruce de los Andes.

Córdoba, nos invita a cada paso a encontrar la historia, la historia grande de la liberación de América ,que esta sellada en Villa Allende y Saldan, departamento Colon, en el predio donde el General San Martin planeo el cruce de Los Andes.



Un cartel que dice “Aquí en 1814, el General San Martin concibió el cruce de Los Andes y la Libertad de Sudamérica” anticipa la llegada al lugar. La antigua estancia era de Eduardo Pérez Bulnes, cuyo frente colonial, con un balcón de quebracho y piedra bola nos remonta más de 200 años atrás.



San Martín llego por primera vez la Provincia de Córdoba, el 30 de diciembre de 1813, de paso hacia Tucumán para relevar a Manuel Belgrano en el mando del Ejército del Norte. Después de estar seis días en Córdoba, emprendió viaje, de donde regresó el 6 de mayo de 1814.


Una versión dice que volvió con su asma crónica agravada. Pasó por la estancia de Caroya y el 1 de Junio, estuvo de nuevo en Córdoba Capital. No quiso hospedarse en la casa del gobernador Francisco Ortiz de Ocampo y prefirió seguir viaje a Saldan y alojarse en la estancia por entonces propiedad de Eduardo Pérez Bulnes, a la que llegó el 1º de junio.


Allí encontró paz y sosiego, y el clima que lo ayudó a reponerse. Aun hoy, con el crecimiento urbano, el lugar tiene una tranquilidad única, con la compañía del cruce de los arroyos y sus características piedras coloradas. Fue allí donde planifico su gran Campaña Libertadora.


El historiador cordobés Efraín U. Bischoff da cuenta de que San Martín pasó varias veces por Córdoba; en algunas oportunidades estuvo en la ciudad capital, en otras lo hizo por rutas del sur de la provincia, pero su estada más prolongada fue en la estancia de Saldan, a metros de la unión de los arroyos Seco y Saldan, donde existía un enorme nogal a cuya sombra descansó y meditó sobre el futuro de su campaña libertadora y donde recibió la visita de no pocas expectables figuras de la época, el General José María Paz, visito al libertador allí.


Posteriormente el solar fue concurrido por José Luis de Tejeda, Domingo Faustino Sarmiento, Julio Argentino Roca, Miguel Ángel Juárez Celman, Eugenio Dumesnil y Juan Domingo Perón.

Incluso fue en Córdoba donde ser reunió con Juan Martin de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincia Unidas del Rio de la Plata, para ultimar detalles y autorizaciones sobre el inicio de la Campaña Libertadora.


El 9 de julio de 1816, cuando en Tucumán se declaraba la Independencia, San Martín llegaba a la ciudad de Córdoba, lugar pactado para entrevistarse con juan Martin de Pueyrredón, Director Supremo. Se alojó en la casa de José Orencio Correa. Había conocido en Buenos Aires al hermano de este, Ignacio Correa, y a él, en esos días, le escribiría una carta de agradecimiento. Decía tener “la satisfacción de estar parando en casa de su hermano don Orencio, en donde me abruman de obsequios y finezas”


El encuentro finalmente se produjo entre los días 20 y 21 de julio, en la casa donde se alojaba Pueyrredón. Estaba “ubicada en lo que hoy sería la esquina noroeste de las calles 25 de Mayo y Alvear. La entrevista con San Martín se efectuó en una de sus salas, donde (Pueyrredón) ya había estado en otra de sus visitas a Córdoba, en 1812”, según el apunte de Bischoff. La casa partencia a la familia Arredondo y fue demolida en 1957, sin ningún cuidado por lo que representaba.



“En dos días, con sus noches, hemos transado todo. Ya no nos resta más que empezar a obrar. Al efecto, pasado mañana partimos cada uno a su destino, con los mejores deseos de trabajar en la gran causa”, le escribirá al día siguiente de la reunión, San Martín a Godoy Cruz. Allí el director supremo le dio todo su apoyo, y avalo la expedición a Chile.


Tan solo 10 días después, el 1° de agosto, se creó el Ejército de los Andes y San Martín fue ascendido a general en jefe. La liberación americana estaba en marcha.


En carta a Tomás Godoy Cruz, del 16 de julio, San Martín se lamentó de no haber estado en Mendoza para el día de la declaración de la Independencia. Donde “hubiera tirado la casa por la ventana”.


Volviendo al lugar de reposo y pensamiento de 1814, algunos historiadores ponen en duda el lugar exacto. Las crónicas de la época relatan:


"El punto central de la mensura eran las casas ubicadas cerca del famoso nogal histórico de Saldan, plantado en el solar perteneciente a los Bulnes, donde a comienzos del siglo XIX reposó casi tres meses el Gral. Don José de San Martín, reponiendo su salud de paso para Mendoza, antes de formar el Ejército de los Andes. El general vivió en Saldan desde junio hasta agosto de 1814. Según tradiciones, fue allí, bajo el gran nogal, donde San Martín estudió el plan de su campaña."


Hoy, el predio esta expropiado por la municipalidad de Villa Allende, por su jurisdicción y lo mantiene una comisión vecinal, como pueden y debería haber mayor compromiso por parte de las autoridades respecto de un lugar tan caro y tan importante para nuestra historia.

En la ciudad de Villa Allende, salvo al llegar al lugar, no hay promoción del mismo, aunque los niños de las escuelas lo visitan.


El entorno natural del nogal, es hermoso como toda la zona, enclavado frente al arroyo Saldan en el Barrio de Jardines de Epicuro. Esa parte se caracteriza por predominar una roca arcillosa roja, que hace del lugar, único en la zona.


“El ejemplo que les deja mi vida es la lucha contra todo lo que nos divide y cuidar todo lo que nos une”. San Martín


Si San Martín pensó aquí la gran libertad americana, nosotros no podemos estar pensando en límites pequeños”, dijo un vecino de Saldan al cumplirse el bicentenario de la estadía de San Martin en Córdoba. Y su reflexión vale para hoy, más que nunca.


Hoy, El Nogal, en jurisdicción municipal de Villa Allende, significa un emblema histórico donde San Martín estuvo planificando la mayor hazaña de nuestra historia, fue declarado de interés municipal mediante los decretos nacional 104179/1941 y municipal 174/88.


Algunos cordobeses, tenemos el privilegio de pisar la tierra donde el Gran General pensó, ideo y planeo la libertad de medio continente.


Alicia Panero.