• No somos nadie

Destruyendo los mitos del wellness

En los tiempos que corren, donde las obligaciones y la carga de responsabilidades es realmente amplia, ocupa un papel primordial y esencial el objetivo que atañe nuestro articulo; mejorar la calidad de vida. Una de las principales mentiras que envuelven al negocio del wellness y la buena salud es que es primordial asistir a un gimnasio para ponernos en forma adecuada. Falso de toda falsedad; con ganas, esfuerzo y un poco de buena voluntad en 40 minutos podemos cambiar nuestra vida.

¿A que nos referimos con esta frase? Seguramente algunos dirán que es algo trillado y oído hasta el hartazgo. Lamento contradecirlos, no es así ni debió serlo nunca. La función primordial de cualquier ejercicio físico es lograr una mejora en nosotros y poder llevarnos hacia este tan ansiado objetivo. Las diferentes metas alcanzadas tienen que conducir hasta este lugar primordial. Es decir, una mejora física y de mentalidad son pequeños, pero valiosos, pasos que estamos obligados a ir recorriendo. El negocio del fitness nos hace creer que es necesario máquinas de ultra generación, gimnasios increíbles y elementos para sentirnos bien en nuestra vida.

Mejorar nuestra respiración, vernos bien físicamente, tener un mejor estado de ánimo para encarar nuestras obligaciones, son algunos de los puntos que cualquier entrenamiento debería ir promoviéndonos. Nuestro sistema, y el boxeo en particular, tienen por función y cuasi obligación cumplir estos requisitos. Una rutina sencilla y fácil de ejecutar con nuestro propio cuerpo (el famoso entrenamiento “funcional” es fácil de diagramar.)

Por consiguiente pasare a describir algunos de los beneficios de nuestro método, cuya meta final es lo anteriormente citado.

¿Por qué entrenar, aunque sea cuarenta minutos en casa?

Mejorar nuestro físico, sentirnos con más energía, cambiar nuestro estilo de vida, son algunos de los medios para alcanzar nuestro objetivo final. Liberar endorfinas, sentirnos con mayor y mejor energía.

La salud; primordial. Respirar mejor, no agitarme cuando camino. Verme bien frente al espejo

Mejorar nuestra vida, depende únicamente de nosotros, no es necesario ir al mejor gimnasio ni pagar la cuota más cara y/o alta. Ganas y buena voluntad hacen el resto!

Lic. Federico Devesa

Autor de Boxeo; entrenamiento para todos Director técnico de boxeo fab

@federicodevesa

243 vistas