• No somos nadie

El quiebre de las teorías del liderazgo

"Para ser un gran líder, a veces hay que dejar de serlo" dijo Nelson Mandela


En estos tiempos cuando se habla sobre el liderazgo, la opinión y las redes sociales académicas aperturan una variedad (símil a infinita) de clasificaciones respecto al tipo, a las metodologías y hasta "cursos" en los que aseguran enseñarnos a ser mejores líderes.

Sin ir mas lejos, existen teorías que sostienen conceptos de un liderazgo autoritario, en el cual el individualismo de las decisiones pasan solo por esa persona; y no por que así lo requiera cada situación, si no por que así lo ha determinado el propio "líder".

Se clasifica a líderes como carismáticos, sosteniendo que son aquellos que se basan en lo sentimientos y sensaciones del grupo. O líderes liberales a aquellos otros que -supuestamente- se centran en dejar que el grupo actúe por qué saben lo que deben hacer.

En otro escalón podemos encontrar la definición de un supuesto líder transformacional, el cual vendría a ser "una especie de mezcla" de todos los liderazgos, y obviamente el más completo

-según las teorías de las que nadie se hace cargo y tampoco detallan mucho-. O líderes democráticos, que se focalizan en fortalecer las relaciones de sociabilidad para con el grupo.

Por otro lado, se sostiene que existe el líder burocrático, que sería aquel que cumple y hace cumplir a rajatabla todas las reglas y normas, en todo momento, y en condición sine qua non. Y relacionado a éste podría estar el líder con orientación a las tareas; que sería el que -sin importar las condición o situación del grupo-, busca un único objetivo; pudiendo descuidar la posibilidad de crecimiento de las personas de su círculo cercano, y que forman parte de su grupo.

Hasta se puede leer breves descripciones de un llamado líder con orientación al grupo, y un líder de la curva, quienes con distintas formas, se dice que tienen un poder de inflexión positivo sobre el grupo y las determinaciones que junto a él se tomen.

Y luego de haber realizado una breve descripción de algunas de las principales supuestas clasificaciones de liderazgo existentes según la teoría (algunas otras sostienen más de 20 tipos de liderazgo); me animo a decir que -solo debido a que no es una característica tan objetiva como un concepto matemático- que no debemos considerar a ninguna de las anteriormente mencionadas, como un tipo de liderazgo.

El motivo principal es que -a mí entender-, un líder no se forma ni se transforma; y sin ampliar mucho más, líderes han existido siempre a lo largo de la historia, y permitan que dude si por ejemplo a un San Martín o a un Simón Bolívar, o hasta a un Gandhi o Mandela les intentaron enseñar a ser líderes.

No tengo dudas de que líder se nace, y dicho líder puede ir mutando debido a sus experiencias de vida frente a manejo de grupos y situaciones. El líder no se forma, ni se capacita. El líder, será líder no solo en el ámbito organizacional, si no cumplirá su rol en cualquier lugar o situación en la que se encuentre. Tendrá una seguridad implacable tanto para llevar a cabo acciones, como para realizar planteos de cambio en cualquier dirección. Por qué está mal creer que el líder acciona solamente hacia abajo en una posible cadena de mando (y ello es un gran error que a veces se comete), el líder contagia, el líder empuja, y el líder motiva. El líder no necesita sentirse superior al grupo, ni mucho menos ser el referente. Busca cumplir con lo que promete brindando la mayor confianza posible a las personas a las que dirige, con el objetivo de potenciarlos, sin descuidar la tarea de orientar a quien se perciba que se pueda estar desviando del principal objetivo que se persiga. Debe ser, por demás, claro en la comunicación y a su vez cuidadoso con ella para no generar malas interpretaciones.


El líder no busca personificar responsabilidades, si no trata de encontrar el problema raiz y la causa del por que del error. El líder no apercibe ni castiga, si no busca adecuar u orientar los desvíos de lo que se planifica de la mejor manera posible para el grupo. El líder no toma como propios los méritos del grupo, nunca! El líder reconoce los logros de su grupo y refuerza lo que considere una debilidad o amenaza grupal. El líder se anticipa a las acciones y busca proporcionar confianza para la autonomía en la toma de decisiones. Un buen líder es aquel que no necesita estar detrás del grupo, si no comunicar y marcar los objetivos claramente, haciéndole entender al mismo que ventajas y beneficios les acarreará dicha búsqueda. El líder no ordena, si no guía y orienta en forma permanente.

Como punto final, personalmente pienso que el líder, es y será líder siempre, y en temas referidos al liderazgo no hay grises; si no blancos o negros. Hay 3 factores principales que hacen a una persona líder, la seguridad, la empatia, y la fortaleza y adaptación para afrontar los cambios y las dificultades que se le presenten. En otras palabras, o sos líder, o no lo sos; y no podrás ser nunca uno de ellos si no sos una persona 100% segura de tus actos, que sabe reconocer cuando se equivoca, y que tiene la empatía adecuada para con su grupo, sabiendo que no todos vienen del mismo lugar, ni han vivido lo mismo.


Por Agu Supicciatti

158 vistas