• No somos nadie

Historias con Música

Actualizado: 21 de dic de 2019

Cuando el 25 de julio de 1965 Bob Dylan mudó su guitarra acústica por los acordes eléctricos de una Fender, ante la sorpresa y el repudio de los espectadores en el festival folk de Newport, cambió para siempre la historia de la música más popular de la segunda mitad del siglo XX. Sobre esto se ha escrito tanto como de la relación de Salieri con la obra de Mozart, las caderas de Elvis o la sexualidad de Freddie Mercury.

Diez años después de ese acontecimiento y luego de un largo receso alejado de los escenarios, Dylan se embarcaba en una gira de 57 fechas por Estados Unidos y Canadá. Aquella caravana itinerante de músicos - entre los que se encontraban Joan Baez, Roger McGuinn y Ramblin' Jack Elliott – incluía la presencia del Allen Ginsberg, acaso un guiño a la generación beat de la que el mismo Dylan era tributario.

Las grabaciones de algunos pasajes memorables de esa gira icónica conforman el material utilizado por Martin Scorsese en su flamante documental “Rolling Thunder Revue. A Bob Dylan story”, que puede verse por la plataforma Netflix. Las entrevistas y los relatos de algunos protagonistas acompañan lo que es, en esencia, el centro del relato: las interpretaciones de un Dylan que, en vivo, se da el lujo de reinventarse y versionar(se) como ningún otro.

Aquí, “A Hard Rain's a-Gonna Fall”, tema compuesto en 1963 y acaso una de las más emblemáticas canciones de protesta de todos los tiempos.



Por Nico Moretti, historiador


60 vistas