La navidad de los hijos del ARA San Juan
  • No somos nadie

La navidad de los hijos del ARA San Juan

Una acción solidaria internacional que nos llena de orgullo y nos plantea algunos interrogantes.


La familia submarinista del mundo no olvida a los niños del ARA San Juan, hijos de los tripulantes muertos. Desde hace tres años y de la mano del veterano Eddie Mike, reciben regalos para Navidad.


Edward Michael, es un submarinista retirado que presto servicios en la Armada de Estados Unidos, que logro con su iniciativa que decenas de camaradas, compatriotas de él y de otros países se suman. El define a los submarinistas como una hermandad, que comparten el mismo enemigo, el mar.


Eddie es muy activo en la red social twitter donde publica lo recaudado, como se recauda y que recibe cada uno de los niños, niñas y adolescentes con lo que recauda con ese fin.


"El primer año hubo muchos argentinos que sintieron vergüenza de que nadie pensara en los niños, excepto yo, el estadounidense que tuvo la idea", dijo Michael a La Nación. En esta tercera edición se sumaron 116 aportantes de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, México y Australia.


Con la convicción de que lo que paso, les pudo pasar a cualquiera de ellos, es aseguran que nunca serán olvidados, y cada año, mientras logren reunir un mínimo determinado de dinero, armaran las tarjetas de regalo, para los 68 hijos de los tripulantes.


La recaudación se inicia el 15 de noviembre y termina el segundo lunes de diciembre, para que Pao, quien ayuda desde argentina, pueda distribuir las tarjetas de regalos a los hijos de los 44. El dinero se obtiene a través de la venta de gorras, réplicas de las que usaban los tripulantes argentinos, idea que se le ocurrió a Eddie luego de recibir una como agradecimiento después de enviar el 2017 los primero regalos.


Las tarjetas tienen un valor de cinco mil pesos en juguetes para los más pequeños y ropa deportiva para los adolescentes.


Entre los proyectos de Edward o Eddie, está el de venir a la Argentina para una de las fiestas de fin de año y pasarla con las familias del ARA San Juan.


Una usuaria de la red social donde Edward publica la entrega de regalos a los niños escribió: “como puede ser que recién ahora me entero de que existe un veterano estadounidense que todos los años les hace regalos a los hijos de los tripulantes del ARA San Juan. Son pocos los que recuerdan a los héroes del ARA y nadie a sus hijos, hay mucha gente que ni siquiera lo sabía”


Consultada la Abogada Valeria Carreras, participe de la querella unificada, sobre si alguna entidad, la Armada, u organismo hace algo por esos niños en nuestro país, la respuesta fue contundente “Nada”


Valeria es quien tiene al hombro la lucha por la justicia de 37 familias, es la única da batalla diaria y hace públicas sus acciones, las viudas pueden estar tranquilas, porque hará hasta lo imposible y jamás bajara los brazos porque ha hecho de esta causa casi un objetivo de vida.


Los hijos de los tripulantes muertos del ARA San Juan, son 68 en total, desde niños pequeños hasta adolescentes. Y las preguntas obligadas que surgen son: ¿los argentinos pensamos en ellos?, ¿nos consta como sociedad que estén siendo atendidos como les corresponde por el estado que mando a sus padres a la muerte?, ¿nos interesa?, ¿nos preocupa? Las respuestas a todas estas preguntas nos sorprenden por ausencia.


Lo que Edward hace lo hace en nombre de la hermandad internacional de submarinistas, lo que hacemos los argentinos en nombre de la Patria por ellos, es nada.


En épocas de reflexión, de la navidad, debemos cuestionarnos como sociedad esta solidaridad selectiva, este olvido que cubre como el agua a los marinos del ARA San Juan. Claro que sus familias los lloran, como sus camaradas y amigos.


Esta tragedia debió obligarnos a replantearnos muchas cosas. En la campaña electoral de las últimas elecciones presidenciales, ni un solo candidato, incluso uno que fue militar, hablo de buscar justicia por este hecho. Nadie lo advirtió, porque ya los olvidaron. Porque la memoria no los incluye y porque el Papa Noel de sus hijos es por tercer año consecutivo, un estadounidense que asegura que jamás se olvidara de esos niños.


Por Alicia Panero

0 vistas