Las palabras son la ropa con que se viste nuestro pensamiento
  • No somos nadie

Las palabras son la ropa con que se viste nuestro pensamiento

Hoy la academia pone a tu disposición mas de veinte mil disciplinas, pero ninguna de ellas te enseña a ser hijo, padre, ni ser ciudadano, ni darte herramientas para un vivir pleno, integrado y en felicidad.


Pero quizás el olvido más siniestro que explica en cierta manera la degradación de la crisis civilizatoria, no esté en la falta de respuesta del punto anterior, sino en la ausencia deliberada de una teoría de la duda, para hacer de la pregunta una carta comodín al servicio del poder, del método científico y hasta del propio lenguaje, porque las palabras son la ropa con que se viste nuestro pensamiento.


Pensar en un vivir en alegría por un mundo sustentable no es un desafío fácil de resolver. Pero la respuesta tampoco la vamos a encontrar en la sumatoria de disciplinas cuando estas han sido deliberadamente fragmentadas porque divide y reinaras. Albert Einstein dice que los problemas significativos no pueden resolverse al mismo nivel de pensamiento en el que estaban cuando fueron creados.


Los académicos dirán que estamos en presencia de un problema complejo, como investigador digo que hoy se bastardea la palabra complejidad para ocultar la ignorancia de no tener respuesta a pequeños o grandes problemas como es el maltrato que infringimos al planeta tierra.

Una vida bella requiere un esquema metodológico, que escapa a este primer diálogo y que tampoco se corresponde a consejos útiles ni respuestas simplificadoras como uno espera encontrar, porque así también, han ido formateando nuestro pensamiento.


No me ha sido fácil transitar este camino de quiebres académicos como docente universitario y las respuestas tampoco se demoraron en hacerse sentir.


Hoy me presento como un profesor prohibido porque estos mensajes no son admitidos a pesar de la autoproclamada libertad de cátedra. De igual manera en notas sucesivas iremos documentando y ampliando este crimen pedagógico, pero sin perder de vista que la esencia esta en los contenidos que han querido prohibir y que hoy los puedo difundir por este medio.

Es necesario comprender que llevamos la Real Academia Española dentro de nuestras cabezas, esas palabras, son el primer alimento para comunicarnos y terminan siendo la ropa con que se viste nuestro pensamiento.


Uno como hispanoparlante es libre de decir lo que quiera pero siempre depende del instrumental de palabras que te autorizan los súbditos de la corona española creada en 1719.


Pero de la misma manera que el diccionario de la RAE alimenta nuestro cerebro, la tecno ciencia también lo hace con los conocimientos, a los que también se suman los medios de comunicación. Son tres categorías de alimentos manipulados y/o transgénicos para un pensamiento controlado desde el poder.


Existe un refrán que dice: La culpa no es del chancho sino de quien le da de comer. Nos impusieron un lenguaje nos robaron los saberes y nos taparon de información sin capacidad de construir dudas. Todo ello es obra del poder, ese poder que está afuera y adentro nuestro.

Los pueblos originarios tenían su propio lenguaje y junto con sus saberes daban respuestas para un mejor vivir, articulando sus dudas junto a sus dioses. Existían más de 150 lenguas diferentes porque cada una de ellas expresaban sus culturas y realidades. Su visión del mundo es plena e integrada hacia la pacha mama, y es por ello que la lucha continúa y debiera ser la de todos los hispanoparlantes para romper las esposas de un pensamiento manipulado.


Hagamos cuatro adivinanzas, para luego reflexionar sobre las respuestas dadas.


La primera de ellas consiste en decir en menos de tres segundos los siguientes antónimos; por ejemplo si escribo blanco antes de tres segundos, deberás decir negro, alegre; uno , dos, tres, bien acertaste al decir triste, sigamos. Amor; uno, dos, tres, obvio es odio, vamos por la última.

Poder: uno, dos, tres. ¿Qué pasó, dudaste?, ¿te resulto difícil la respuesta? ¿Porque te demoraste si también es una palabra que está muy presente en la vida diaria?


Que falló: ¿tu memoria, tu ignorancia? o es que tenemos un lenguaje irracional y terrorífico al servicio de unos pocos que justamente necesitan el poder para dominar, asignándole virtudes como sinónimos a quien lo hace y descalificando encima a quien es dominado.


Es así como el poder no es una relación de amor y odio independiente del sujeto, sino que está asociado a los sujetos, con virtudes para quien domina y limitaciones para quien es dominado. Solo hay que darse cuenta que el lenguaje es el arma del opresor para dominar la mente del oprimido, para terminar confundido dando vueltas dentro de una puerta giratoria.


Para alegría del mercado existe una abundante bibliografia en neuromaketing para que nosotros terminemos de comprar lo que no necesitamos. Porque le venden a la mente no a la gente, le venden al cerebro del corazón y la reacción, porque nos programan para que nos olvidemos de la razón.


Aclarada la forma en que se alimentan los cerebros y los procesos que se llevan a cabo, planteamos el último acertijo que consiste en analizar la correspondencia existe entre el lema de la RAE y la necesidad de instalar en un taller las herramientas provenientes de la compra de una cajón cerrado de una carpintería en desuso, a través de las siguientes tareas


1) Seleccionar las herramientas que puedan ser útiles.

2) Ubicar las herramientas en el tablero de trabajo.

3) Asegurar que quede todo reluciente


Tiempo 1, 2, 3 .La respuesta es sencilla porque existe una correspondencia plena, pero la conclusión es profunda al observar la satisfacción del deber cumplido, entre el dueño del taller y la corona de España.


La lamentable es que la Corona de España invadió y conquistó pueblos dentro y fuera de España, para tratarlos de igual manera. Teniendo en cuenta que sus palabras son herramientas de relaciones y cosas construidas a lo largo de su historia. Y no se trata de un tema de folklore sino la génesis con que ese pueblo se integra a un espacio-tiempo del cosmos para multiplicar su diversidad creando sus utensilios, hábitos, costumbre, creencias, sueños compartidos y espiritualidad.


El entrañable Negro Fontanorrosa, fue quien le dio reivindicación a la sonoridad, que los argentinos le dan a la palabra “mierda” brillante exposición de las malas palabras en el Congreso de la Lengua de 1994.


¿Se dan cuenta porque digo que este lenguaje viste de mierda nuestro pensamiento? Porque como analizan algunos autores, que viven en complicidad con la tecno ciencia y empresas de comunicación saliendo a vender productos, servicios e ideas, porque lo que menos le interesa es que los humanos vivan en armonía, en forma plena integrada y bella.


Se alejan de la razón fomentan un corazón entristecido y hacen de la reacción con su lógica binaria un instrumento de discriminación no solo para seleccionar las palabras limpias de las sucias sino para imponer la supuesta civilización ante la barbarie en los pueblos aborígenes, o a naturalizar en forma discriminatoria las diferencias de género, color, raza, educación, condición social en todo lo humano. Que no es otra cosa que alimentar nuestro cerebro reptiliano al servicio de la inclusión-exclusión, que dicho sin tapujos es vida o muerte.


El problema no radica en la naturaleza del cerebro reptiliano que actúa en forma binaria y primitiva, sino en las opciones de elección al que se ve impuesto desde el poder. Con alimentos que terminan formateando nuestro pensamiento para ser sujetos sujetados sintiéndonos orgullosos de nuestra esclavitud como dicen Foculd y Gurdieff.


Por El Profesor Prohibido

Imagen fue extraída de www.guioteca.com

0 vistas